Mis escombros

Diré que mis escombros son de duras batallas
de feroces encuentros con gigantes brutales
de guerras por permanencia, de conquistas.

Diré que mis escombros preservan fantasmas
temidas criaturas de guardar a la sombra
demonios sangrientos, proscritos del alba.

No llamaré jamás a mis ruinas por su nombre
no revelaré a ninguno sus dolorosas causas
Verán, si es que ven, mi ciudad devastada
y pensarán: sepultura de venerables soldados

Solo y en silencio al llegarme el ocaso
contemplaré conmovido este sitio arrasado y
elevando los ojos al indoliente azul cielo
reclamaré al amor por haberme tumbado.

Me ciñe el alma

¿Cuánto dolor podemos contener?
¿Cuánta distancia podemos sostener?
Que sentimiento tan fuerte me ciñe el alma
la oprime, la seca, la disuelve en lágrima.
Que dulce sentencia de muerte
la puesta del amor y sus beneficios
no tengo mas cartas que jugar,
perdí la apuesta, me retiro.

Ahora extrañarte es derrotero
para llegar al final sin olvidarte
sin olvidar los besos en mi frente
el amor que me donaste.

Que ofensa tan grande fue mi paso
por tu bella vida y sus conjuntos
más me hubiera valido nunca verte mi amor
para no hacerte sufrir tanto.

Pero fue imposible no prenderme
de tu sonrisa y el brillo de tus ojos
de tu libertad y tu buena sangre
de tu verdad mi amor, y de tu carne.